Imagen

!CUIDADO CON NO ASISTIR A LAS AUDIENCIAS DE CONCILIACION¡

Las graves sanciones por inasistencia injustificada a una audiencia de conciliación, van desde un desistimiento tácito de las pretensiones de una víctima en el proceso penal, hasta millonarias multas de (10) Diez Salarios Mínimos legales mensuales vigentes: Se trata pues de obligar a las partes a su asistencia a las audiencias de conciliación, so pena de graves sanciones procesales y pecuniarias, en tanto su presencia es considerada un paso necesario y obligatorio, que compromete el interés público, en el logro de mayores niveles de eficiencia en las soluciones de justicia; sin perjuicio de dejar a salvo, el papel de la voluntad de las partes en la decisión de conciliar o de no hacerlo.

Ha dicho la Honorable Corte Constitucional al respecto, que lo que acarrea las sanciones no  es pues la voluntad de conciliar o no hacerlo, sino la inasistencia injustificada a la audiencia de conciliación, en tanto es considerada una oportunidad procesal sustancial y necesaria para evitar la congestión de la administración de justicia. Con lo cual, sancionar drásticamente a una parte que no asiste injustificadamente a una trascendental audiencia fijada en un proceso, no resulta contrario al debido proceso de la conciliación, y sí un instrumento propiciatorio de esta y por consiguiente de la descongestión de los despachos judiciales.

Es necesario precisar, que según  lo ordenado por nuestra honorable Corte Constitucional, las drásticas sanciones por inasistencia injustificada a las audiencias de conciliación, no solo son congruentes con la Constitución del año 91, sino que deben evaluarse como una proyección, en el nivel jurisdiccional, del espiritu pacifista que informa a la Carta en su integridad. Porque, siendo la jurisdicción una forma civilizada y pacífica de solucionar conflictos, lo es más aún el entendimiento directo con el presunto contrincante en un proceso judicial, pues esta modalidad puede llevar a la convicción de que de la confrontación de puntos de vista opuestos se puede seguir una solución de compromiso, sin necesidad de que un tercero decida lo que las partes mismas pueden convenir.

Inasistencias groseras e injustificadas a las audiencias fijadas en un proceso, que con graves sanciones procesales y pecuniarias se quiere reprimir, desgastan inoficiosamente el aparato estatal de la justicia con grave perjuicio para su marcha eficiente. Lo convierten en un intrincado, costoso y lento andamiaje, y peor aún, disuaden a los ciudadanos de acudir a los mecanismos de solución pacífica de los conflictos que ofrecen las vías legales.

No podemos olvidar que al tenor del artículo 95 de nuestra constitución nacional, es deber de toda persona “Colaborar para el buen funcionamiento de la administración de justicia”, así como; “Respetar los derechos ajenos y no abusar de los propios.”

En conclusión, la justicia y razonabilidad de una grave sanción por inasistencia injustificada a una audiencia de conciliación, no deben ser evaluadas frente al daño que su eventual aplicación produzca a las partes en el ámbito propio de un proceso específico; pues no  puede perderse de vista que su imposición solamente tiene lugar cuando la inasistencia es injustificada: Lo que realmente se debe analizar, son los efectos nocivos, regresivos y perversos que prácticas como la inasistencia injustificada a una diligencia judicial, causan a la administración de justicia, a las partes de un proceso y/o a la sociedad en general.

Cordial y respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ.

bufetedeabogadossas@hotmail.com