Imagen 

DE LA VISIÓN, MISIÓN Y OBJETIVOS. 

Otra regla universal del comportamiento humano, para que cualquier persona, y especialmente una que quiera ser actor popular, puedan lograr alcanzar el verdadero éxito personal y la auténtica felicidad; es  tener absolutamente claro la visión, la misión y los objetivos que piensan desarrollar durante el transcurso de sus vidas.

Recordemos la máxima popular que nos enseña que; “ninguna nave jamás eleva sus anclas del mar y extiende sus velas al viento, sin que primero su previsivo Capitán visione un rumbo claro, fijo y seguro”: Con esta les queremos significar, que el éxito en la vida implica siempre el que primero tengamos una visión clara del futuro que queremos para nosotros y que nos tracemos claros objetivos, metas y planes para lograrlo; lógicamente sin olvidar incluir algún solidario propósito humanitario para cumplir con los mandatos de Dios y con nuestra correspondiente responsabilidad social.

El prestigioso abogado Dr., ROBIN S. SHARMA, respecto de la aguda visión de un verdadero líder empresarial enseña lo siguiente:

-Los verdaderos líderes ven claramente en el presente cuál será el futuro rumbo. Tienen una imagen nítida de cómo serán sus empresas en los próximos años. Conocen íntimamente qué es el éxito, que ellos y su gente tratan desesperadamente de lograr. Y todos los pasos que dan tienen como objetivo acercarlos a es futuro que también han imaginado. En pocas palabras, amigo mio, tienen una visión aguda y penetrante que los acerca hasta la estrellas. Ese es el verdadero secreto de su grandeza como líderes.”

En este orden de ideas, la “visión” en la vida, es simplemente eso, una visión, una imagen, una ficción o un sueño, de lo que deseamos ser y tener en el futuro. Por ejemplo visualizarnos como padres de familia casados, o compartiendo en unión libre, o viviendo solos: Vernos como sacerdotes, banqueros, médicos, veterinarios, biólogos, ingenieros, psicólogos o abogados: Visualizarnos como agricultores, ganaderos, carpinteros, marineros, panaderos, cocineros o empleados: Soñarnos siendo deportistas, músicos, cantantes, bailarines, pintores, cirqueros, magos, escultores o poetas. Etc.

 

La “misión”, no es otra cosa que el propósito de nuestras vidas, es preguntarnos qué es lo que queremos ser y lo que más nos gusta hacer en la vida; interrogarnos sobre cuáles son nuestros talentos personales y cuál será nuestra misión humanitaria en la tierra con ellos., Para posteriormente visualizamos realizando esa actividad que tanto nos gusta, amamos y deseamos.

 

Por ejemplo; Si mi respuesta es que tengo un talento especial para los negocios y que me gustaría dedicarlo a ser banquero para tener mucho dinero, debería también proponerme la misión de ayudar a la humanidad erradicando la pobreza: Si mi respuesta es que un tengo talento especial para las matemáticas y que me gustaría dedicarlo a ser Ingeniero para trabajar en una multinacional petrolera, debería también proponerme tener la misión de salvar alguna especie animal o vegetal en peligro de extinción: Si mi respuesta es que tengo un talento especial para trabajar y que me gustaría dedicarlo a tener mi propia familia, también debería proponerme la misión de brindarle un hogar a un niño abandonado: Si mi respuesta es que tengo un talento especial para ayudar a las personas y que me gustaría dedicarlo a ser médico para tener mi propia clínica, debería también proponerme la misión de dedicar algún tiempo para atender gratuitamente en un puesto de salud: Si mi respuesta es que un tengo talento especial con los animales y que me gustaría dedicarlo a ser Veterinario para tener una finca ganadera, debería  también proponerme tener la misión de sostener un hogar de mascotas abandonadas: Si mi respuesta es que tengo un talento especial con las tierras y me gustaría dedicarlo a ser Agricultor para convertirme en hacendado, debería también proponerme la misión de destinar algunas tierras para los pobres: Si mi respuesta es que tengo un talento especial como Artista y me gustaría ser rico y famoso, debería también proponerme la misión de ayudar a la recreación de los niños más pobres: Si mi respuesta es que tengo un talento especial para los deportes y me gustaría ser futbolista para convertirme en multimillonario, debería también proponerme la misión de crear una fantástica escuela de deportes para niños especiales. Etc.

 

La prestigiosa venezolana Dra, CONNY MENDEZ, (q,e,p,d), reconocida mundialmente por su experiencia en “Metafísica Cristiana”, respecto de la misión sagrada de cada ser humano en la tierra, escribió lo siguiente en su fantástica obra literaria; Piensa lo Bueno y se Te Dará”:

 

“Todo ser humano viene a la tierra con un lugar ya dispuesto para él; con una labor que realizar, equipado con un talento especial que lo predispone al trabajo y al puesto que le pertenecen. Así como cada huella digital es única en el mundo y en toda la historia de la tierra, cada individuo es único; nadie más puede desempeñar su labor como él. Si el sitio que le corresponde está momentáneamente ocupado por otro, los dos individuos se sentirán defraudados, frustrados, incomodos y estarán haciendo mal lo que estén desempeñando en el momento. La labor que nos corresponde a cada uno; sea en el comercio, en las artes, en las letras, en la sociedad, en la religión, en el Gobierno o la Agricultura, es muy fácil determinarla; cada uno está capacitado para conocer su lugar único: Está en aquello que más nos gusta hacer en el mundo. Aquello que no parece trabajo, que cuando uno lo está haciendo se olvida de todo y consideraría absurdo que le pagaran por hacerlo cuando se está divirtiendo tanto.”   

 

Por último, los “objetivos”, no son otra cosa que las diferentes tareas, labores o cosas que tenemos que realizar obligatoriamente en la vida, para poder lograr llevar a cabo nuestra visión de futuro y cumplir con nuestra sagrada misión en la tierra.

 

Por ejemplo, si quiero ser Biólogo y proteger las ballenas, debo tener obligatoriamente entre mis múltiples objetivos: El graduarme de bachillerato, el ganar las pruebas de conocimiento del Estado, el matricularme en una universidad, el prestar un año rural gratuito, el especializarme en cetáceos, el estudiar un doctorado, el vincularme a un laboratorio de investigación, el crear un proyecto de investigación sobre las ballenas, el obtener la financiación del proyecto, publicar los resultados del estudio y  finalmente lograr convencer al Estado de proteger una especie de ballena en peligro de extinción.

 

Otro ejemplo: Si mi visión” profesional es ser un futuro abogado, por que es lo que más me gustaría hacer, entonces en el subconsciente me debo visualizar como un prestigioso profesional del derecho, que se desempeña como magistrado judicial, funcionario administrativo, abogado litigante o político: Después, me imagino la “misión” que tengo en esta vida como Abogado, es decir el propósito que tengo en la vida para haber estudiado Derecho; entonces me puedo imaginar en el Congreso de la República legislando en favor de las clases humildes, en una Alcaldía mejorando la calidad de vida de los ciudadanos o en los diferentes Juzgados defendiendo en justicia a los más pobres y necesitados: Para terminar, me imagino los “objetivos” que debo alcanzar para lograr esa misión en la vida, por ejemplo; terminar el bachillerato, matricularme en la universidad, graduarme, hacer la practica social, especializarme en un área del derecho, abrir un consultorio jurídico, conseguir un puesto en el Estado, montar un directorio político, hacer campañas políticas, etc.

 

Igualmente una persona jurídica, como entidad que es, también puede y debe proyectar su misión, visión y objetivos hacia el corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo la Fundación para la Defensa de los Derechos Colectivos “FUNDACOLECTIVOS”, tiene fijada la siguiente proyección a corto plazo:

 

“Fundacolectivos se visiona como una prestigiosa organización cívica no gubernamental y sin ánimo de lucro; cuya misión es la protección del medio ambiente, la biodiversidad y los ecosistemas: Proponiéndonos como solidarios objetivos para el año 2012; publicar un manual de actitud mental positiva, para motivar a los ciudadanos a colaborar con la defensa de los derechos e intereses colectivos; y presentar ante la administración de justicia, diez acciones populares para garantizar recuperar un quilómetro de zonas verdes invadidas por el irresponsable estacionamiento ilegal de vehículos en el espacio público”.

 

El prestigioso DR., DEEPAK CHOPRA, reconocido conferencista motivacional, en su maravillosa obra literaria; “Las Siete Leyes Espirituales del Éxito”, nos aconseja al respecto del propósito en la vida, lo siguiente:

 

Primer compromiso: Por medio de la practica espiritual buscaremos nuestro yo superior, el cual está más haya de nuestro ego. Segundo compromiso: Descubriremos nuestros talentos únicos y después de descubrirlos disfrutaremos la vida, por que el proceso de gozo tienen lugar cuando entramos en la conciencia atemporal. En este momento estaremos en un estado de dicha absoluta. Tercer compromiso: Preguntarnos cuál es la mejor manera de servir a la humanidad. Responderemos esa pregunta, y luego pondremos la respuesta en práctica. Utilizaremos nuestros talentos únicos  para atender a las necesidades de nuestros congéneres los seres humanos, combinaremos esas necesidades con nuestro deseo de ayudar y servir a los demás.”

 

Así pues, queda claro que para poder lograr el auténtico éxito personal y la verdadera felicidad en nuestras vidas, lo primero que debemos hacer es tener proyectado en nuestro subconsciente la visión, la misión y los objetivos que deseamos llevar a buen término durante nuestras vidas; incluyendo, trascendentales propósitos solidarios que podamos desarrollar con nuestros propios recursos, conocimientos, experiencias y habilidades.

 

En la Sagrada Biblia, más concretamente en el nuevo testamento, se resume el éxito personal en un solo mandamiento de la ley de Dios; “Ama a tú prójimo como a ti mismo”: Pues, es apenas lógico, que para poder alcanzar la tranquilidad espiritual, el éxito personal  y la verdadera felicidad en nuestras vidas, todos los seres humanos, sin excepción alguna, algún día tenemos que invertir una pequeña parte de nuestro tiempo y perder algo de nuestra comodidad económica, para atrevernos a realizar las obras sociales que estamos obligados a ejecutar en favor de la humanidad.

 

Eso si, no podemos perder de vista, por ningún motivo, razón o circunstancia; que en la vida uno siempre debe estar dispuesto a hacer solo y exclusivamente, lo que uno ama, lo que uno realmente desea, lo que a uno realmente lo hace feliz y lo que a uno lo acerca todos los días a su personal visión de su futuro.

 

Cuando uno ama, quiere, desea y le gusta hacer algo en la vida, lógicamente lo demás no tiene ninguna importancia; y sería una lamentable y verdadera pérdida de nuestro tiempo, el proponernos hacer algo que indiscutiblemente no nos guste, interese, beneficie, satisfaga o llame la atención.

 

No obstante lo anterior, el autor y la Fundación para la Defensa de los Derechos e Intereses Colectivos “FUNDACOLECTIVOS”, respetuosamente se permiten aconsejar, recomendar y significar a todos sus apreciados lectores, que lo mejor que pueden hacer desde ahora mismo, para poder garantizar alcanzar el verdadero éxito personal y la auténtica felicidad en sus vidas, es simple y llanamente; “Plantearse una nueva visión de su futuro, que incluya dedicar una pequeña parte de su valioso tiempo, al servicio de algo que sea verdaderamente útil, bueno, necesario, beneficioso, esencial o trascendental para toda la comunidad”.

 

Lo anterior lo podemos lograr fácilmente, ayudando a la prevención, solución o mitigación de algunos de los más graves problemas sociales, como por ejemplo lo son: La contaminación ambiental, la ocupación del espacio público, la pobreza, la indigencia, el desempleo, el hambre, la inseguridad, el analfabetismo, la prostitución, la drogadicción, el alcoholismo, las pandillas, la deserción escolar, el maltrato infantil, la discriminación racial, la deficiente prestación de servicios públicos esenciales, la falta de vivienda de interés social, la violencia intrafamiliar, la violación de los derechos colectivos, etc.

 

Recordemos, que la vocación de servicio social o vocación de servicio comunitario, especialmente cuando es dedicada con fe, entusiasmo y actitud mental positiva, a la asistencia de los más pobres, enfermos y necesitados; indiscutiblemente es la ruta más segura para alcanzar la verdadera redención, la tranquilidad espiritual,  la eterna felicidad y el éxito personal.

 

Recomendamos también a nuestros amables lectores, no  perder de vista que todos los prácticos consejos de desarrollo y superación personal, que resumidamente se exponen en esta humilde obra literaria;  por provenir de las diez leyes universales de comportamiento humano para garantizar el éxito personal; pueden y deben ser aplicados en el ejercicio de todas las profesiones, artes, trabajos y oficios.

 

Ahora bien, siempre debemos tener presente que no existe ningún éxito personal sin una planeación, trabajo y espera pacientes: Porque, el verdadero éxito, en absolutamente todas las profesiones, oficios y actividades del ser humano, siempre va precedido de consagrados años de estudio y de largos años de trabajos escalonados y variados, durante el transcurso de los cuales se adquiere la experiencia necesaria para que algún día en nuestra sociedad se nos pueda reconocer como conocedores, expertos o especialistas en un tema.

Está comprobado, que; quienes no planean correctamente sus vidas; O no tienen una visión clara de lo que quieren ser en el futuro; O no visualizan, meditan, estudian y trabajan con sacrificio para lograr sus objetivos; Entonces se convierten en personas amargadas, fracasadas y sin ninguna experiencia en la vida.

Recuerden y nunca olviden esto para que sean mejor de lo eran antes:  “Ninguna persona natural o jurídica planea fracasar en la vida, sino, que fracasa en la planeación de su vida.”

Por ejemplo; Es el caso de las personas demasiado apegadas a la rumba, los vicios, el ocio y la pereza, que por no  aprovechar sus hermosas épocas de estudiantes o trabajar con entusiasmo en su vital juventud,  entonces desperdician sus vidas, pierden la confianza en sí mismos y en su futuro no pueden conseguir un solo empleo que les garantice una subsistencia digna.

Esto también le puede suceder a un inexperto “Actor Popular”, que no planee correctamente su vida. Está comprobado que los activistas de derechos humanos que no son verdaderos actores populares, o que no se preocupan por estudiar e investigar un poco sobre el hermoso tema de los derechos colectivos, o que descuidan y dejan a su suerte las acciones populares que presentan; jamás logran el objetivo de proteger efectivamente los intereses colectivos de su comunidad, y en consecuencia, fracasan y pierden la confianza en sí mismos.

La moraleja en estos casos es: Que las personas que no tienen el privilegio de ser abogados, pero que quieren tener verdadero éxito en la vida y ser auténticamente felices al dedicarse a proteger los más sagrados derechos e intereses colectivos; entonces se dediquen un poco a estudiar, investigar y prepararse en el hermoso tema de las acciones populares.

Recuerden y nunca olviden esto para que sean mejor de lo eran antes: “Todo lo que hacemos los seres humanos durante nuestras vidas tiene un propósito. Siempre existe un motivo, una razón o una causa para todo lo que hacemos en la vida”.

 

Al respecto pregonan todos los especialistas en el tema de la superación personal; “Que el propósito de la vida es precisamente una vida con propósito”.

 

Por ejemplo, en la india y oriente predomina actualmente en el pensamiento la famosa Ley del “DHARMA”, vocablo sanscrito que significa “Propósito en la Vida”. Esta ley dice que todos los seres humanos nos hemos manifestado físicamente en el planeta porque tenemos un propósito divino en la vida.

 

Propósito en la vida es, que cada uno de los seres humanos tiene unas capacidades y una forma especial de realizarlas y ejecutarlas mejor que otros. Por eso venimos a la tierra, a visualizar cuál es la misión divina que se nos encargó; qué virtudes, talentos o capacidades se nos concedieron para cumplirla; y qué debemos hacer obligatoriamente para realizarla.

 

Como lo vimos anteriormente, existen múltiples necesidades insatisfechas de los seres humanos, simplemente hay que unirlas a nuestros conocimientos, recursos, gustos y virtudes, para comenzar a colaborar en solucionarlas. Se trata simplemente de responder por nuestra responsabilidad social.

 

Recuerda y nunca olvides esto para que seas mejor de lo que eras antes; Nunca hay que preocuparse por cuánto ganaremos o perderemos por nuestro servicio a la humanidad, sino, preocuparnos de realizar lo que más nos gusta y sabemos hacer en la vida, a fin de responder por nuestra responsabilidad social, ser mejor de lo que éramos antes y alcanzar el verdadero éxito personal.”

La fórmula mágica consiste en concentrarnos exclusivamente en buscar el propósito por el cual estamos en la vida, en encontrar la verdadera misión que Dios nos entregó en este mundo y descubrir qué nos gusta hacer para ser realmente felices. Lo demás es tener actitud mental positiva y responder por nuestra responsabilidad social.

 

Si oramos consagradamente, aprendemos a meditar correctamente y mantenemos una actitud mental positiva, muy pronto podremos visualizar en nuestro subconsciente, cuál es nuestra visión del futuro, la verdadera misión impuesta y los objetivos a realizar.

 

El ejercicio mental recomendado para todos mis respetados lectores, es que hagan una lista de todas sus virtudes y de todos los servicios que le pueden prestar a la humanidad con ellos. Y, posteriormente, comiencen a meditar, para fijar y visualizar en su subconsciente, todas aquellas misiones y objetivos que podemos realizar en beneficio al prójimo. Repitiéndose tantas veces como pueda; “Si se puede, si se puede, si se puede……”; “Es mi responsabilidad social, es mi responsabilidad social, es mi responsabilidad social…..”: “Tendré éxito, tendré éxito, tendré éxito….”

 

Todos los días, antes de comenzar a meditar, es necesario rezar nuestras oraciones y preguntarnos; ¿Hoy cómo puedo servir y ayudar a los demás seres humanos?: ¿Hoy cómo puedo responder por mi responsabilidad social?: Entonces, cuando tengamos la respuesta y meditemos profundamente sobre ella, habremos descubierto cuál es nuestra misión social en la vida.

 

Recordemos que todo ser humano tiene unas virtudes y capacidades únicas y una forma especial de desarrollarlas. Por eso debemos descubrir cuáles son esas virtudes, talentos y capacidades; y en qué servicio a la humanidad las puedo utilizar; para poder cumplir con la verdadera misión que tengo que cumplir en la Tierra y poder lograr el verdadero éxito personal y la auténtica felicidad.

 

Combinar nuestro talento único y la forma especial de ejecutarlo, con la misión que debemos cumplir en favor de toda la humanidad, es tener en las manos la llave para descubrir como ser mejores de lo que éramos antes. Es decir, el primer propósito en la vida es descubrir cuáles son nuestras virtudes y habilidades, para ponerlas a la gloria de Dios, al servicio de la humanidad y para el bien de nosotros mismos.

 

Un buen ejercicio mental para casarse con nuestros propósitos en la vida, es que cuando tengamos claro alguno, primero lo escribamos en una agenda nueva, junto con la visión, misión y los objetivos a seguir para lograrlo., Fijándose un tiempo límite para realizarlo, para lo cual, destinaran cada día, semana o mes de la agenda, a acercarse a su visión de futuro y ser cada día mejor de lo que eran antes.

 

Por otra parte. Cuando encontremos un verdadero propósito trascendental en nuestras vidas, es bueno que lo fijemos en el subconsciente y nos auto sugestionamos para alcanzarlo, por ejemplo: Comprando un anillo y mandándolo a marcar con el propósito que se haya fijado y la fecha límite de realización, para que él anillo nos recuerde permanentemente nuestro compromiso con los sagrados propósitos y misiones en la vida. Y cuando hayamos logrado el objetivo, agradecidamente lo guardamos en el cofre de nuestros éxitos personales, y simplemente lo remplazamos por otro anillo gravado con nuevos y mejores propósitos.

 

Esta técnica de compromiso mental y auto sugestión con un objeto, es la misma que se utiliza por la iglesia católica al simbolizar el sagrado sacramento del matrimonio con los anillos de compromiso; Igualmente, es la misma que utilizan ciertas personas cuando se amarran una manilla en la muñeca o un cordón en un dedo, para recordar y no olvidar algún compromiso específico; Igualmente, es la misma de los antiguos relicarios, en los cuales se guardaba una pequeña foto y mechones del cabello del ser amado, para recordar un compromiso de amor y fidelidad eterna; Igualmente, es la misma del antiguo marinero que se tatuaba hermosas mujeres en el brazo para recordarlas mientras regresaba a puerto con su amada; y, es la misma que actualmente se utiliza al programar una alarma electrónica en nuestros modernos teléfonos celulares, para que nos recuerde un compromiso importante por todas las redes sociales e inclusive con textos, gráficos, fotos, música y videos en tercera dimensión.

 

El prestigioso  psiquiatra y conferencista motivacional Dr., NORMAN VINCEN PEALE, recomendaba al respecto la siguiente terapia personal de autosugestión:

 

 “Una técnica que he desarrollado para mi mismo es escribir una meta en una tarjeta y mantenerla en el bolsillo de la camisa,  sobre el corazón, la sede tradicional de la reacciones emotivas. Desde la juventud resolví que mi meta sería ayudar al mayor número de personas a vivir con su más alto potencial mental, persuadiéndolas de hacerse creyentes, pensadoras positivas, , personas de fe: Hace muchos años escribí esa meta en una tarjeta que he llevado desde entonces en el bolsillo de la camisa. Posteriormente, de tiempo en tiempo he tenido otras metas y las he ido escribiendo en tarjetas, de modo que abecés el bolsillo se me llena de metas escritas. A medida que las iba alcanzando eliminaba las correspondientes tarjetas.”

 

Por otra parte, si queremos averiguar si actualmente estamos en el camino correcto de cumplir con nuestra misión en la vida, el ejercicio mental consiste en preguntarnos en el subconsciente; ¿Qué responsabilidad social me gustaría asumir en beneficio del prójimo, si tuviera alguna comodidad económica y dispusiera de algún tiempo para realizarla?: Si en nuestra respuesta mental resulta que queremos continuar haciendo lo que realizamos actualmente, es por que estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad social y porque amamos, queremos y disfrutamos lo que hacemos.

 

En conclusión, lograr el verdadero éxito personal es fácil, solo debemos aprender a orar y meditar para poder tener una permanente actitud mental positiva; posteriormente debemos utilizar la meditación para descubrir nuestras virtudes y cuál es la mejor forma de ponerlas al servicio de la comunidad: Para culminar cumpliendo con nuestra responsabilidad social y ser verdaderamente felices y exitosos.

 

Recuerden y nunca olviden esto para que sean mejor de lo eran antes; “Está absolutamente comprobado, que la mejor vocación y el verdadero propósito del ser humano en el Planeta Tierra, lo constituye el poder dedicar su vida al servicio del prójimo”.

 

En mi caso personal, desde muy joven me visioné graduándome como abogado para cumplir la misión de servir a las clases más pobres y desfavorecidas del País; Y así fue como termine mi bachillerato y me gradué en Derecho y Ciencias Política de la Universidad Santo Tomás de Aquino; posteriormente me desempeñé por cinco largos años como Personero Delegado de las comunas más pobres del Municipio de Santiago de Cali, entidad pública a la que voluntaria renuncié una vez adquirí la experiencia necesaria para iniciar mi propio proyecto de veeduría ciudadana, lucha anticorrupción y asistencia jurídica a la comunidad; y fue entonces cuando fundé el Consultorio Jurídico Comunal, un servicio de asistencia jurídica gratuita a los más pobres y necesitados de la ciudad, que durante más de veinte largos años realizó diarios programas de radio y televisión, que nos permitieron asesorar  y defender en justicia a miles de compatriotas, hasta llegar al punto de liderar jurídica y políticamente las causas sociales de todos los Sindicatos de Vendedores Ambulantes del Centro de Cali, del Sindicato de Carretilleros y de las primeras organizaciones sociales de desplazados.

 

Posteriormente, a brazo partido, logre liderar la Comisión de Empalme de EMSIRVA EICE ESP, donde realice las más valientes denuncias públicas de corrupción administrativa, que a pesar de las graves amenazas de muerte en mi contra, a la postre significaron la recuperación de las plazas de mercado como Bienes Inmuebles de Uso Público, el mejoramiento del servicio de recolección de basuras, el sellamiento del basurero de Navarro y la liquidación de una empresa infestada por la corrupción.

 

Posteriormente, decidí con un grupo de solidarios amigos, el constituir una poderosa organización cívica, no gubernamental y sin ánimo de lucro, para dedicar nuestros conocimientos y experiencias a garantizar la defensa judicial de los derechos e intereses colectivos; fue entonces que se creo la Fundación para la Defensa de los Derechos e Intereses Colectivos “FUNDACOLECTIVOS”, desde la cual hemos obtenido innumerables éxitos judiciales en la protección de la moralidad administrativa, el patrimonio público, el medio ambiente, los ecosistemas, la biodiversidad, los servicios públicos esenciales y el espacio público; y la cual lidero felizmente hasta la presente como su representante legal.

 

 

Algunas personas lógicamente tienen destinado su puesto en el universo y vocación personal, por ejemplo en el deporte, las artes, las ciencias, los múltiples oficios, los distintos trabajos o las diferentes profesiones; pero, normalmente no realizan esas actividades que los harían supremamente felices y exitosos, por estar desperdiciando su vida al hacer cosas que simplemente les garantizan los ingresos económicos para subsistir, pero que no les gusta hacer, que no las hace felices y que no le sirven al prójimo.

 

Lógicamente los seres humanos no fuimos creados en el universo para venir a la tierra a dormir, comer, trabajar, ver televisión, rumbear, pasear, hacer el amor y pagar impuestos o servicios públicos: Por lo tanto, es absolutamente necesario que los todos los seres humanos y especialmente los que se quieren dedicar a ser actores populares, se propongan y visualicen realizando con actitud mental positiva, unos propósitos solidarios que sean verdaderamente útiles, necesarios y trascendentales para la sociedad; so pena, de al momento de tener que enfrentarnos a la inexorable muerte y evaluar en nuestras conciencias que hicimos importante en la vida, descubramos que desperdiciamos la oportunidad de ser inmensamente felices y exitosos, por no haber dedicado una pequeña parte de nuestro tiempo a honrar nuestra responsabilidad social.

Cordial y respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ.

Representante Legal de FUNDACOLECTIVOS.