Imagen

 SOBRE ERRORES EN LA VIDA.

 

Una regla universal del comportamiento humano, para que cualquier persona, y especialmente una que quiera convertirse en actor popular, pueda lograr alcanzar el verdadero éxito personal y la autentica felicidad en la vida, es aprender de todos los errores en que hayamos incurrido durante el trascurso de nuestras vidas.

Es decir, los seres humanos no debemos cometer los mismos errores en que hemos incurrido en la vida: Pues, si una persona, no puede aprender de sus propios errores y coger experiencia, cómo puede dar buen ejemplo y pretender corregir con los errores en que hayan incurrido las demás personas con quienes convive en su comunidad.

Para fijar con exactitud el significado de la palabra “error”, es necesario plasmar nuestra idea y opinión, de que ella significa un juicio falso, y que se refiere a una persona que se equivoca, que no acierta y que actúa con culpa.

Por lo tanto, cuando una persona haya fijado claramente su visión, misión y objetivos en la vida, entonces solo le resta estar supremamente atento y despierto, para no cometer graves errores que le impidan llevar a buen término sus sueños.

Recuerden y nunca olviden esto para que sean mejor de lo eran antes: “No hay errores en la vida solo lecciones y nuevas oportunidades para hacer mejor las cosas”. 

Por lo tanto, hay que aprender de los errores e inmediatamente olvidarlos: Esto se puede lograr meditando profundamente sobre nuestra fallas en los proyectos de la vida y concentrándonos solamente en corregirlas para desarrollar nuevos, mejores y loables objetivos: Lo cual, seguramente nos permitirá aprender de nuestros propios errores, corregir nuestras fallas y encaminar todas nuestras energías mentales hacía lo que realmente queremos, nos hace felices y es verdaderamente útil para toda la humanidad.

 

Recordemos la inexorable ley del “KARMA”, que ordena; “Toda acción genera una reacción”: Pues, lógicamente, cada error en que nosotros incurrimos durante nuestra vida, genera una reacción adversa a nosotros mismos, a alguien o en algo., Por eso, esta regla universal del comportamiento humano ordena que analicemos siempre, detenidamente en cada caso y con mucho cuidado, todas las decisiones que tenemos que tomar en la vida y sus necesarias repercusiones futuras; para así, no cometer errores al tomar decisiones pensadas, meditadas, sabias y correctas.

 

Recuerden y nunca olviden esto para que sean mejor de lo que eran antes: “Todo error tiene sus necesarias consecuencias,  buenas o malas, pero genera sus efectos en nuestras vidas y la de los demás; por eso, siempre hay que analizar cuidadosamente todas las decisiones que tomamos para no incurrir en ellos”.

 

Nuestro consejo universal al respecto es, que frente a cualquier problema o situación de la vida, es necesario consultar siempre la razón y no dejarse llevar simplemente por el  corazón; siempre hay que ser objetivo y no dejarse orientar por nuestros presentimientos o subjetivismos, pues las consecuencias de nuestros actos algunas veces son graves y casi que irreparables.

 

Para aprender de nuestros errores y lograr el éxito personal en la vida, tenemos que aprender a aceptarnos a nosotros mismos, tal y como somos, con nuestros errores, defectos y virtudes. Además, debemos aceptar a las demás personas como son, con sus errores, defectos y virtudes, y no como me gustaría que fueran.

 

Si algo nos enseña la regla universal sobre los errores en la vida, es precisamente a no colocarnos en contra de los enemigos y las malas energías que generan nuestras fallas. Cuando una persona quiere aprender de sus propios errores, acepta sus consecuencias y la responsabilidad que recae sobre sus propios actos; entonces, promete solemnemente no volver a incurrir en el mismo error, no culpa a nadie, ni siquiera a si mismo o a la vida, pues, lo importante es aprender de los errores y no volver a incurrir en ellos.

 

El mejor ejercicio mental para aprender a reponernos definitivamente de nuestros propios errores, y aún de los ajenos, es la auto sugestión; tenemos que meditar al respecto y repetir hasta grabar en nuestro subconsciente que; “No más, No más, No mas…..”; “Nunca cometeré el mismo error……” y “No hay error que por bien no venga…….”: Pues, absolutamente todo error en la vida tiene una solución, no hay que volver a incurrir en él y solo representa una nueva oportunidad de aprender y corregir el rumbo de nuestras vidas.

 

Nuestro consejo universal frente a los graves errores en la vida, es ponerle inmediatamente la cara a la situación y no tomar una actitud evasiva; pedir perdón a quienes perjudicamos y tratar de reparar a las victimas; proponiéndose en el subconsciente no incurrir nuevamente en el mismo error y olvidar para siempre las consecuencias de nuestros actos.

 

Recordemos que para tener buenas relaciones sociales y no tener enemigos en la vida, hay que ser muy atento, respetuoso y cordial con todas las personas; y lo único que esperan todas las personas, es que las tratemos con respeto y que cuando cometamos un error, lo reconozcamos, pidamos disculpas, reparemos las consecuencias y lo corrijamos. A todas las personas hay que tratarlas bien, decirles siempre la verdad, cumplirles las promesas y ser solidarios con ellas, si uno cumple esto, las personas lo respetarán por siempre.

 

Por ejemplo: Uno de lo más graves errores que yo he cometido en mi vida profesional y que afectó a muchas personas que necesito, quiero y respeto, me sucedió al presentar una acción popular en contra de todos los empleados y trabajadores de la Rama Judicial de Colombia.

 

Los hechos sucedieron en el año 2006, cuando mi amigo el popular y prestigioso Comunicador Social y Licenciado Sr., Jairo Enrique Vásquez Mojica, me llamó la atención por mi inactividad e indiferencia frente a los acostumbrados paros en la administración de justicia, que realizaba cada año y sin falta “Asonal Judicial”, con el fin de pedir nuevos incrementos y nivelaciones salariales.

-Jairo me dijo: “Mompita, como es posible que usted ilustre abogado y defensor del pueblo, sea tan cobarde de no demandar a todos esos indolentes de la Rama Judicial, llevamos un mes de paro y ni siquiera quieren recoger los cadáveres que se encuentran tirados en las calles por homicidios y accidentes de tránsito. ¡Que tal estos….!”.-

 

Yo sabía por mi larga experiencia como abogado litigante, que sería un grave error de mi vida el demandar al Sindicato de Trabajadores de la Rama Judicial “Asonal Judicial”, a fin de que no realizaran más paros judiciales y devolvieran los dineros pagados por reposición de días no laborados sin justificación legal.  Pues, lógicamente, como abogado litigante estaría traicionando la solidaridad de grupo para con mis colegas los profesionales del derecho; y lo más seguro, sería que pondría en peligro las acciones judiciales en curso, recibiría malos tratos en los despachos judiciales y hasta podría ser investigado disciplinariamente ante el más mínimo error de mi parte. Sin contar, que después de veinte largos años de litigio en los Palacios  de Justicia del Valle, los funcionarios y empleados de la Rama Judicial se convierten en amigos y parte sustancial de nuestras oficinas de Abogado.

 

No obstante, le contesté a mi amigo: “Jairito, que pena con su señoría, claro que estoy faltando a mi público compromiso de luchar contra la corrupción administrativa y salir en la defensa de los derechos e intereses colectivos; indiscutiblemente los paros en la administración de justicia, violan de manera manifiesta los derechos colectivos de la moralidad administrativa, el patrimonio público y la prestación eficiente, permanente y continua del servicio público esencial de la administración de Justicia”. Claro que es interesante el tema de una acción popular por sus efectos no solo en el país, sino el Latinoamérica donde es costumbre dicha practica ilegal. Además esa demanda la redacta un buen abogado en media hora y se la gana, porque se le gana.”-

 

-Y terminé expresándole, mientras brindábamos como siempre con una Cerveza bien fría; Mire Mompita, tiene toda la razón de llamarme la atención por no poner mi liderazgo, conocimiento y experiencia al frente de solucionar tan delicada situación para el país. Es más, vamos a presentar mañana mismo la demanda los dos, yo se la coadyuvo, para que si existe una condena en incentivos, se los gane su señoría que es el verdadero ideólogo de semejante acción popular tan importante y trascendental para el País”.

 

-Es necesario explicar a mis respetados lectores, que desde el día 11 de mayo del año 2006, hasta el día 5 de junio del mismo año, (38.000) empleados y funcionarios de la Rama Judicial, decidieron entrar en un cese ilegal de actividades, en el servicio público esencial de la administración de Justicia, reclamando como siempre nivelaciones y aumentos salariales.-

 

–Los perjuicios económicos del paro, según cifras públicas del propio consejo Superior de la Judicatura, ascendieron a más de ($98.000 MM) Noventa y Ocho Mil Millones de Pesos.; Sin contar los billonarios perjuicios que se les ocasionaron a todos los usuarios de la administración de justicia.-

 

-La comunidad se vio gravemente afectada, por ejemplo: Una niña, de un año y tres meses de edad, llamada María Paula Forero, que en paz descanse,  murió en la ciudad de Bogotá esperando que una acción de tutela ordenara que la atendieran y le sumistraran el medicamento que necesitaba para vivir.

 

-Así, como en  el precitado caso, no se tramitaron (530) tutelas presentadas por la propia personería Distrital de Bogotá. Además, Igualmente el paro desencadenó que decenas de peligroso delincuentes, que se encontraban detenidos por la policía nacional, quedaron en libertad e impunes, por que se les vencieron los términos legales para formalizar su captura.

 

-Agregando, que cientos de miles de niños no pudieron reclamar sus cuotas alimentarias consignadas en las cuentas de los Juzgados de Familia y aguantaron hambre durante un mes: Sin contar los graves perjuicios para personas que tenían su derecho a la libertad inmediata y que duraron un mes más presos en las cárceles: Y los perjuicios para todos los demandantes, demandados y abogados litigantes del país. Pues, solamente (40.000) nuevos procesos quedaron represados en el País, incluyendo (18.000) acciones de tutela y otras miles de acciones populares, de grupo y de cumplimiento.

 

Lo cierto es que “ASONAL JUDICIAL”, representada en su entonces presidente  Doctor FABIO HERNANDEZ, tenía acostumbrado al país a que cada año realizaban un cese ilegal de actividades para presionar la solución a sus justas reclamaciones salariales. Sin importarle los graves perjuicios económicos y sociales ocasionados a los Colombianos. Y nunca se han sancionado ejemplarmente estos hechos, por el contrario, siempre se llegaba a un acuerdo escrito entre todos los implicados, donde expresamente se dejaba constancia de que no podían ser sancionados los funcionarios que participaban en el paro y que, fuera de eso, se les tenía que pagar las horas no laboradas sin justificación legal.

 

Por ejemplo, es ese año 2006, el Ex Ministro de Interior y Justicia Dr., Sabas Pretelt de la Vega, firmó un acuerdo con los participantes del paro, donde les concedió una nueva prima salarial cercana a los (42.000 MM), Cuarenta y Dos Mil Millones de pesos anuales. Además, se les eliminó un requisito legal que existía para la entrega de una bonificación a todos los Jueces y Fiscales, que consistía en el cumplimiento semestral de unas sagradas metas de productividad.  Todo para que regresaran a trabajar y cumplir con sus funciones legales y constitucionales, en un servicio público esencial donde están expresamente prohibidos los paros.

 

Fue así, como en el año 2006,  presentamos ante el Honorable Tribunal Administrativo del Valle y en compañía del inigualable Jairito Vásquez Mojica, la histórica acción popular No 2006-2413; en contra de “Asonal Judicial”, el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía General de la Nación, “SINDIMEDIGAL”, el Ministerio de interior y Justicia, la Presidencia de la República, la Procuraduría General de la Nación y otros implicados: A fin de que se les ordenara no participara, nunca más, en un cese ilegal de actividades en un servicio público esencial y regresar los dineros que se les pagaron por la reposición de días no laborados sin justificación legal.

 

– Con el gran resultado que logramos suspender definitivamente los constantes paros indefinidos de labores en la administración de justicia y desde el año 2006, no se volvieron a presentar este tipo de protestas. Eso sí, lógicamente, los propios Jueces no se iban a condenar ellos mismos, a regresar los dineros que ya les habían pagado por los días no laborados sin justificación legal y las ilegales primas y bonificaciones.

 

-Lo que si es cierto e indiscutible, es que con una simple acción popular, beneficiamos a millones de usuarios de los despachos judiciales de Colombia, quienes todos los años tenían que sufrir el acostumbrado calvario de un cese ilegal de actividades en la administración de justicia.  Además, protegimos sagrados derechos colectivos como la Moralidad Administrativa, el Patrimonio Público y la prestación permanente de un servicio  público esencial.

 

-Pero, indiscutiblemente, cometí el grave error de enfrentar a mis  respetados colegas de la administración de justicia y los despojé de una valiosa herramienta de lucha sindical: Lo cual, me ocasionó perder a muchos buenos amigos en los Sindicatos y generé cientos de inconvenientes en los tramites judiciales que adelantaba y adelanto ante la Rama Judicial.

 

-Pero, tenemos la satisfacción, con Jairito Vásquez, de que cumplimos con solidaridad, valentía y efectividad, con nuestra responsabilidad social y nuestros deberes morales, éticos, legales y constitucionales: Además, en diferentes medios de comunicación y en la propia audiencia de pacto de cumplimiento, que se realiza en absolutamente todas las acciones populares, me disculpé con todos los demandados y les explique las razones éticas y morales que me obligaron a cumplir con mis sagrados propósitos de lucha anticorrupción y salir en la defensa judicial de los derechos e intereses colectivos.

 

La moraleja en esta hermosa historia personal, es que todos los seres humanos debemos tratar de corregir todos los errores en que hallamos incurrido en nuestra vida, y aprender de sus enseñanzas; pues, los errores siempre producen buenos y malos efectos para los seres humanos: Por eso aprendí que cuando se trate de Colegas que están incurriendo en un grave error que perjudica a la sociedad, lo mejor es motivar a otros ciudadanos cívicos, para que ellos asuman imparcialmente la defensa de los derechos e intereses colectivos, a fin de no perder innecesariamente el respeto, solidaridad y amistad de mis compañeros de profesión.

 

El prestigioso Abogado Dr., ROBIN S. SHARMA, respecto de los errores en la vida nos dejó la siguiente enseñanza:

 

“Recuerda que nunca aprenderás a navegar si el barco no da la voltereta unas cuentas veces, ni puedes aprender a tocar el piano sin impulsar unas cuantas teclas equivocadas. El éxito es un juego de probabilidades y los reveses forman parte de él. Como dice el proverbio budista: “La flecha que da en el blanco es el resultado de cientos de fallos.”

 

 Cordial y respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ.

Representante Legal de FUNDACOLECTIVOS.

Anuncios