Qué admirable es tu nombre en toda la tierra
8:
1 Del maestro de coro. Con la cítara de Gat. Salmo de David. 
8:2 ¡Señor, nuestro Dios, 
qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! 
Quiero adorar tu majestad sobre el cielo: 
8:3 con la alabanza de los niños 
y de los más pequeños, Mateo 21, 16
erigiste una fortaleza contra tus adversarios 
para reprimir al enemigo y al rebelde. 
8:4 Al ver el cielo, obra de tus manos, 
la luna y la estrellas que has creado: 
8:5 ¿qué es el hombre para que pienses en él, 
el ser humano para que lo cuides? Salmo 144, 3 Job 7, 17 Hebreos 2, 6-8
8:6 Lo hiciste poco inferior a los ángeles, 
lo coronaste de gloria y esplendor; 
8:7 le diste dominio sobre la obra de tus manos, 
todo lo pusiste bajo sus pies: Salmo 110, 1 Mateo 22, 44 Marcos 12, 36 Lucas 20, 42-43 Hechos 2, 34-35 1 Corintios 15, 25 1 Corintios 15, 27 Efesios 1, 20-22 Colosenses 3, 1 Hebreos 1, 13 Hebreos 2, 8 Hebreos 8, 1 Hebreos 10, 12-13
8:8 todos los rebaños y ganados, 
y hasta los animales salvajes; 
8:9 las aves del cielo, los peces del mar 
y cuanto surca los senderos de las aguas. 
8:10 ¡Señor, nuestro Dios, 
qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!