El Derecho al medio ambiente; La importancia de este derecho ya ha sido señalada por la Honorable Corte Constitucional, la cual, lo reconoció como un derecho fundamental, y puso de presente la necesidad de crear mecanismos eficaces de protección, pues, el deterioro del ambiente está generando nefastas consecuencias en nuestro planeta y amenaza gravemente la supervivencia de la especie humana.

Al respecto se dijo: “La protección del medio ambiente no sólo incumbe al Estado, sino a todos los estamentos de la sociedad; es un compromiso de la presente generación y de las futuras. El restablecimiento de las condiciones mínimas del ecosistema no sólo garantiza la vida actual, sino la de las próximas generaciones”.

Actualmente, la industria nuclear de fisión, presenta varios peligros contra el Medio Ambiente, que por ahora no tienen una rápida solución. Estos peligros, podrían llegar a tener una gran repercusión en el medio ambiente y en los seres vivos si son liberados a la atmósfera o vertidos sobre los ecosistemas, llegando incluso a producir la muerte y condenar a las generaciones venideras con graves mutaciones genéticas.

Por ello, a las centrales nucleares se les exige unas grandes medidas de seguridad, que puedan evitar estos incidentes, aunque a veces, pueden llegar a ser insuficientes como en el caso de (Chernobil) o (Japón), debido a que se intenta ahorrar dinero en la construcción, y solo se pone una seguridad mínima, atentando contra todos los Derechos e Intereses Colectivos.

Los peligros más importantes, son entre otros, la radiación, la disposición de residuos y el constante riesgo de una posible explosión nuclear.

La radiactividad, es la propiedad en virtud de la cual algunos elementos que se encuentran en la naturaleza, como el Uranio, se transforman, por emisión de partículas alfa (núcleos de Helio), beta (electrones), gamma (fotones), en otros elementos nuevos, que pueden ser o no, a su vez, radiactivos.

La radiactividad es por tanto, un fenómeno natural al que el hombre ha estado siempre expuesto, aunque también están las radiaciones artificiales. Así pues, debemos diferenciar dos casos; radiación natural y radiación artificial:

RADIACIÓN NATURAL:

Siempre ha existido, ya que procede de las materias existentes en todo el universo, y puede ser radiación visible (como por ejemplo la luz), o invisible (por ejemplo los rayos ultravioleta). Esta radiación, procede de las radiaciones cósmicas del espacio exterior (Sol y estrellas), pues ellos son gigantescos  reactores nucleares, aunque lejanos; también proceden estas radiaciones de los elementos naturales radiactivos (uranio, torio, radio) que existen de forma natural en el aire, agua, alimentos, o el propio cuerpo humano (potasio, carbono-14). Esta radiación natural, es del orden del 88% de la radiación total recibida por el ser humano, clasificándose de la siguiente manera:

   -Radiación cósmica:                                                                     15%
   -Radiación de alimentos, bebidas, etc.:                           17 %
   -Radiación de elementos naturales       :                           56 %

RADIACIÓN ARTIFICIAL:

Provienen de fuentes creadas por el hombre. Los televisores o los aparatos utilizados para hacer radiografías médicas, son las fuentes más comunes de las que recibimos radiación artificial. La generada en las centrales nucleares, pertenece a este grupo. El incremento de radiación que recibe una persona en un año como consecuencia del funcionamiento normal de una central nuclear, es de 1 milirem al año (1 REM = radiación de rayos gamma existen el aire por centímetro cúbico de aire). La radiación artificial total recibida por el ser humano es del orden del 12% de todas las radiaciones recibidas.

Se clasifica de la siguiente manera:

   -Televisores y aparatos domésticos:     0.2 %
   -Centrales nucleares.                                         0.1 %
   -Radiografías médicas:                              11.7       %

Como es bien sabido, la radiación de los elementos trae serias consecuencias en los seres vivos, si sobrepasan los límites anuales re radiación normal. La consecuencia más importante es la  mutación en los seres vivos, ya que afecta a las generaciones tanto presentes, como futuras, y sus efectos irían desde la falta de miembros corporales y malformaciones en fetos, esterilidad, hasta la muerte.

Por tanto, es importante que los residuos de las centrales nucleares, que son radiactivos, cumplan unas medidas de seguridad, para que no surjan posibles accidentes de fugas de radiación.

Por lo anteriormente expuesto, “Fundacolectivos” se opone a la instalación del Centrales Nucleares en el Mundo entero y especialmente en nuestro País, y al respecto recordamos que la Ley 472 de 1998, consagra como Derechos e Intereses Colectivos de los Colombianos; “La prohibición de la fabricación, importación, posesión, uso de armas químicas, biológicas y nucleares; “La introducción al territorio nacional de residuos nucleares o tóxicos”; Y, el derecho a la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente.

Respetuosamente.,

 “FUNDACOLECTIVOS”

Anuncios