"ESTA EN NUESTRAS MANOS"

Absolutamente todo lo que hacemos los seres humanos tiene un propósito en la vida. Siempre existe un motivo, una razón o una causa para todo; Como dice el refrán popular “El propósito de la vida es precisamente una vida con propósito”; Cada uno de nosotros y especialmente los Actores Populares responsables, debemos proponernos una misión humanitaria en nuestra sociedad y el propósito de proteger, amar y servir a los demás seres humanos, el medio ambiente, la biodiversidad y el Planeta Tierra; Seguros, de que la mejor vocación y el verdadero propósito del hombre en el planeta, lo constituye el poder dedicar su vida al servicio y la conservación de los demás seres vivos.

Ahora bien, la famosa clave para poder encontrar cuál es nuestro propósito personal en nuestra sociedad, es explorar nuestros talentos, conocimientos y experiencias personales acumuladas en la vida, para saber en qué somos buenos y que nos gusta hacer para ser felices; y posteriormente, tener la disciplina, el valor y la perseverancia para dirigir todo nuestro esfuerzo personal en alcanzar dicho objetivo: Se trata pues, de saber en qué te destacas y que te hace feliz, es decir,  en  buscar cuál es tu verdadera vocación comunitaria y lanzarte a conseguirla; Entonces, el primer paso para ser un actor popular responsable, es la auto evaluación y empezar inmediatamente a realizar  las cosas y las actividades que siempre habías querido desarrollar en beneficio de la comunidad; Por eso, nuestra fundación aconseja a nuestros respetados lectores, el intentar convertirse en actores populares técnicos, solidarios, participativos y desinteresados, con la absoluta seguridad, de que en este loable propósito de servir a la comunidad y tratar de salvar el planeta, encontraran ustedes una actividad  digna, filantrópica y verdaderamente gratificante. 

Algunas personas tienen su puesto y vocación en el activismo, el deporte, las artes, las ciencias, los oficios, los distintos trabajos o las distintas profesiones, pero, normalmente no realizan dichas actividades por estar dedicando su vida a hacer cosas que nos les gusta hacer, que no las hacen felices y que no le sirven de nada a la humanidad: Lógicamente, los seres humanos no fuimos puestos en la tierra para dormir, comer, trabajar, hacer el amor, ver televisión, rumbear, pasear y pagar impuestos o servicios públicos; Por lo tanto, es necesario que los todos los ciudadanos y especialmente los actores populares responsables, se propongan en su vida unos propósitos sociales más grandes, solidarios y trascendentales, so pena, de al momento de morir, no sean felices por no haber hecho nada importante o trascendental a favor de la humanidad; No puede haber nada más hermoso en la vida, que sembrar un árbol, descontaminar una quebrada o proteger una especie animal o vegetal en vía extinción, por eso, por experiencia personal, los invitamos a dedicar todas sus energías y conocimientos, a estos nobles objetivos de la humanidad.

Ahora bien, lo más importante y necesario  en la labor de un actor popular responsable, es tratar de traspasar sus conocimientos y experiencias a otros seres humanos, que las necesiten para solucionar sus propios  problemas personales, sociales o colectivos. No basta con que los Actores Populares cuidemos nuestro cuerpo, mente y espíritu o seamos líderes cívicos respetados y admirados en nuestros barrios, sino, que además, es necesario que nos eduquemos, que leamos permanentemente, que investiguemos sobre acciones populares y que pongamos en práctica nuestros conocimientos, para posteriormente poderlos transmitir a toda la comunidad. Nada puede ser más gratificante en la vida, que educar a nuestros semejantes, escribir un libro, dictar una conferencia, capacitar un grupo de personas, asistir a un foro, participar de un grupo de investigación, redactar una columna para un medio de comunicación, etc.

Recordemos, que el ser humano aprende principalmente por la imitación del comportamiento de sus padres, profesores, grupos pares y personajes de la ciudad, de la televisión y el cine; por eso, todos los ciudadanos y especialmente los actores populares responsables, debemos siempre dar ejemplo de conocimiento, experiencia, solidaridad, respeto, civismo y servicio por la comunidad, para que nuestros hijos y las futuras generaciones nos imiten como líderes, puedan integrarse responsablemente a generar el desarrollo cívico de nuestra ciudad: Por lo anteriormente expuesto, es importante colaborar en difundir miles de libros, volantes, pancartas, pendones, letreros o calcomanías, donde se eduque cívicamente a la comunidad y se la invite a participar en la defensa de los derechos e intereses colectivos, pero de manera técnica, solidaria, desinteresada y responsable: En la pedagogía social sobre acciones populares y en las campañas cívicas sobre el respeto por los intereses colectivos, está en juego el futuro del Planeta tierra, la supervivencia de la especie humana y el mejoramiento de las condiciones de vida de todos los seres humanos.

Todos los días un Actor Popular responsable debe preguntarse; ¿Si hoy falleciera qué he hecho importante por los demás seres vivos y por el Planeta Tierra?: Porque, cuando la mayoría de las personas se dan cuenta, de realmente cuál es su puesto en el universo y qué es lo que quieren hacer como propósito de vida y cómo conseguirlo, entonces, o son  muy jóvenes y no tiene la paciencia para concentrar sus energías en dichos objetivos, o , son muy viejos y la vida no les alcanza para desarrollar, ejecutar y terminar su proyecto de vida antes de morir. Por eso, todos los ciudadanos y especialmente los actores populares responsables, debemos luchar por el autocontrol y el auto liderazgo, para que los jóvenes logren dominar su mente y concentren sus energías en verdaderos proyectos de vida y los viejos podamos mejorar nuestra calidad de vida y culminar nuestra realización personal.

Respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ.