"SALVEMOS LA TIERRA"

Todos los días un Actor Popular responsable debe preguntarse; ¿Si hoy falleciera qué he hecho importante por los demás seres vivos y por el Planeta Tierra?: Porque, cuando la mayoría de las personas se dan cuenta, de realmente cuál es su puesto en el universo y qué es lo que quieren hacer como propósito de vida y cómo conseguirlo, entonces, o son  muy jóvenes y no tiene la paciencia para concentrar sus energías en dichos objetivos, o , son muy viejos y la vida no les alcanza para desarrollar, ejecutar y terminar su proyecto de vida antes de morir. Por eso, todos los ciudadanos y especialmente los actores populares responsables, debemos luchar por el autocontrol y el auto liderazgo, para que los jóvenes logren dominar su mente y concentren sus energías en verdaderos proyectos de vida y los viejos podamos mejorar nuestra calidad de vida y culminar nuestra realización personal.

Recordemos siempre, el refrán popular que dice; “La vida no es más que un ratico”; Por eso, debemos ser respetuosos de nuestro  tiempo, programar nuestras tareas, ser cumplidos y puntuales: Un Actor Popular responsable no puede olvidar que quien no planifica su vida, está planificando su fracaso personal: Por eso, los Actores Populares responsables debemos aprovechar el tiempo al máximo, levantarnos temprano, cuidar nuestra salud, manejar una agenda temporal y distribuir sabiamente nuestro tiempo, no sea que hoy nos encuentre la muerte en cualquier lugar y no hayamos cumplido nuestros objetivos, y tengamos descuidado a Dios, el medio ambiente, la biodiversidad, el deporte, nuestra salud, nuestra familias, los amigos y la sociedad.

Un Actor Popular responsable siempre debe tener presente, que la mejor terapia de superación o motivación personal, es repetirse diariamente en su mente y en silencio, “Soy un hijo de Dios y un Actor Popular, por lo tanto que debo estar permanentemente al servicio de la comunidad”;  Si nosotros nos visualizamos en la mente como verdaderos Actores Populares y visualizamos el futuro que queremos y nos espera, entonces, el poder de la mente se encargará de dirigir todas nuestras energías en dicha dirección; Los estudios científicos dicen que para que una conducta se convierta en hábito, es necesario que trascurra un tiempo entre (21) y (31) Días, con el fin de que el cerebro cree ése nuevo camino neuronal y se habitué a la nueva conducta; Por eso, recomendamos el levantarnos todos los días a la (6) seis de la mañana, rezar, respirar correctamente, hacer ejercicio, meditar, concentrarse en los objetivos propuestos, visualizar en su mente lo que se quiere  y repetir en su subconsciente que; “Somos hijos de Dios y actores populares, y por eso debemos ser cada día mejores ciudadanos de lo que actualmente somos”.

Respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ.

fundacolectivos@hotmail.com

 

Anuncios