Todos los seres humanos y especialmente los Actores Populares responsables, debemos ser líderes en nuestra familia, con los amigos, en nuestro barrio, en la comuna, en la universidad, en el trabajo, en el municipio, en el Departamento o en nuestro país; pues, la Democracia de la república de Colombia se fundamenta precisamente en la solidaridad, la participación y el liderazgo de todos los ciudadanos para generar altos niveles de desarrollo económico y social: Igualmente, todos los ciudadanos y especialmente los actores populares responsables, debemos ser cívicos y cultos, no arrojando basura a la calle, no contaminando el medio ambiente, no ocupando el espacio público,  luciendo nuestras fachadas,  cultivando nuestros ante-jardines, respetando los ancianos, cuidando los niños, protegiendo nuestra biodiversidad, etc., Pues, solamente estas conductas participativas, preventivas y solidarias, garantizan que entre todos los ciudadanos algún día podamos recuperar el civismo, la calidad de vida y las condiciones ambientales, arquitectónicas y paisajísticas del nuestra ciudad.

Absolutamente todo lo que hacemos los seres humanos tiene un propósito en la vida. Siempre existe un motivo, una razón o una causa para todo; Como dice el refrán popular “El propósito de la vida es precisamente una vida con propósito”; Cada uno de nosotros y especialmente los Actores Populares responsables, debemos proponernos una misión humanitaria en nuestra sociedad y el propósito de proteger, amar y servir a los demás seres humanos, el medio ambiente, la biodiversidad y el Planeta Tierra; Seguros, de que la mejor vocación y el verdadero propósito del hombre en el planeta, lo constituye el poder dedicar su vida al servicio y la conservación de los demás seres vivos.

Ahora bien, la famosa clave para poder encontrar cuál es nuestro propósito personal en nuestra sociedad, es explorar nuestros talentos, conocimientos y experiencias personales acumuladas en la vida, para saber en qué somos buenos y que nos gusta hacer para ser felices; y posteriormente, tener la disciplina, el valor y la perseverancia para dirigir todo nuestro esfuerzo personal en alcanzar dicho objetivo: Se trata pues, de saber en qué te destacas y que te hace feliz, es decir,  en  buscar cuál es tu verdadera vocación comunitaria y lanzarte a conseguirla; Entonces, el primer paso para ser un actor popular responsable, es la auto evaluación y empezar inmediatamente a realizar  las cosas y las actividades que siempre habías querido desarrollar en beneficio de la comunidad; Por eso, nuestra fundación aconseja a nuestros respetados lectores, el intentar convertirse en actores populares técnicos, solidarios, participativos y desinteresados, con la absoluta seguridad, de que en este loable propósito de servir a la comunidad y tratar de salvar el planeta, encontraran ustedes una actividad  digna, filantrópica y verdaderamente gratificante.

Cordial y respetuosamente.,

JUAN CARLOS ECHEVERRY NARVAEZ

Representante Legal de “FUNDACOLECTIVOS”.